Algunas claves para orientarse en el Sínodo de la Amazonia

Jaime Cárdenas | Roma |



1. Es un acontecimiento espiritual


Como explica el papa Francisco, “un sínodo no es una reunión de políticos y científicos. Tampoco un Parlamento: es otra cosa. Nace de la Iglesia y tendrá una misión y una dimensión evangelizadoras. Será un trabajo de comunión guiado por el Espíritu Santo” (La Stampa, 9/08/2019). Como es habitual en los sínodos, se invita a expertos en distintas áreas relacionadas con los temas tratados.


2. Es una Asamblea especial


Son las que abordan asuntos relacionados con un continente o región en particular, como es el caso del Territorio Amazónico. Otras asambleas especiales han sido, por ejemplo, el sínodo para El Líbano, los dos celebrados para África y uno por cada continente. En 2018 el papa Francisco decía en Perú: «Probablemente los pueblos originarios amazónicos nunca hayan estado tan amenazados en sus territorios como lo están ahora. La Amazonia es tierra disputada desde varios frentes: por una parte, el neo-extractivismo y la fuerte presión de grandes intereses económicos (…). Por otra, la amenaza contra sus territorios también viene por la perversión de ciertas políticas que promueven la ‘conservación’ de la naturaleza sin tener en cuenta al ser humano (…)” (Puerto Maldonado, Perú, 2018).


Descarga el Atlas Panamazónico aquí


3. Es un test de sinodalidad…


…En continuidad con una de las líneas impulsadas por el Concilio Vaticano II. Una de sus expresiones son los Sínodos de Obispos, que prevén un estudio amplio, previo al debate que se realiza en Roma, en el que, además de los obispos, participan también sacerdotes, religiosos, personas consagradas y laicos que trabajan sobre el terreno. La sinodalidad implica que el debate sobre cuestiones que afecten a la Iglesia universal, superando el territorio o región, incluya a obispos de otras zonas del mundo donde existen los mismos problemas y a cargos de la Curia vaticana.


4. El Instrumentum Laboris (documento de trabajo)

Es el fruto del estudio previo y se materializa en un texto que ofrece la radiografía de la Amazonia. Será el punto de partida de las discusiones en Roma. El diagnóstico refleja graves problemas, necesidades e inseguridad ante el futuro. En el texto del Instrumentum Laboris, después de cada capítulo se ofrecen “sugerencias” al Sínodo, para su eventual estudio. No son enseñanzas de la Iglesia: se describe una situación y se ofrecen propuestas. Después, el Sínodo en Roma aceptará o no incluirlas en los debates y, si se acuerda una solución concreta (por mayoría de 2/3), será propuesta al Papa, quien tiene la última palabra.



5. “Nuevos caminos” para la Evangelización y “ecología integral”


Son las dos pistas principales que presumiblemente recorrerán las discusiones en Roma. Como recoge la Laudato Si, no nos enfrentamos a varias crisis (espiritual, de evangelización, ética, social, económica, etc.), sino a una sola crisis con distintas manifestaciones:

  • “Nuevos caminos” para la Evangelización (Instrumentum Laboris)

Junto a las muchas luces de siglos de misiones, el Sínodo en Roma será el momento de las preguntas y de responder, proponer y, en su caso, adoptar nuevas líneas de acción: ¿por qué crecen las iglesias evangélicas en detrimento de la Iglesia católica?, ¿por qué, al contrario de lo que ocurre en otras regiones del mundo similares, en la Amazonia faltan vocaciones para el sacerdocio?, ¿por qué después de mas de 400 años la Iglesia no ha terminado de consolidarse en el este territorio…?

Entre los nuevos caminos, sobresale la profundización en la potencialidad evangelizadora del bautismo de los laicos, hombres y mujeres, y su liderazgo en las comunidades cristianas donde escasea el clero. Seguramente quede margen de acción en lo que un laico o laica podrían hacer basándose en su condición de bautizados; anuncio, catequesis, catecumenado, bautismo, dinamización de las comunidades, servicio de la palabra, oración comunitaria, atención de ancianos y de las personas vulnerables, cuidado de los pobres, etc.



  • En el esfuerzo evangelizador, los jóvenes merecen una pastoral específica

El Instrumentum Laboris se refiere a ellos, que son el futuro. Tanto los que se encuentran en sus comunidades indígenas, como aquellos que han emigrado a las ciudades. Estos últimos habitan en las periferias de las grandes urbes, a menudo desarraigados y con una baja autoestima sobre su identidad. Hay un alto índice de suicidios entre los jóvenes de la Amazonia. La Iglesia quiere salir a su encuentro allí donde estén y ayudarles a construir su futuro.

  • Dentro de los Nuevos Caminos se sugiere también, en el Instrumentum Laboris, la ordenación de los viri probati, indígenas adultos casados

¿Existe el riesgo de que los medios de comunicación se focalicen en este punto y genere una narrativa de polarización? De hecho ya está ocurriendo. Podría ocurrir que el discurso de algunos medios de comunicación difiera del del debate en el seno del Sínodo, donde tendrán que analizar las motivaciones y oportunidad de esta hipótesis desde la ya mencionada sinodalidad. En cualquier caso, Francisco, ante la pregunta de si la posibilidad de ordenar a varones casados será uno de los temas principales del Sínodo, respondía: “En absoluto: simplemente es un número del Instrumentum Laboris. Lo importante serán los ministerios de la evangelización y los diversos modos de evangelizar”, (La Stampa, 9/08/2019).

Con independencia de que en el Sínodo se debata la cuestión, está claro que abordará otros temas importantes, haciéndolos visibles a la sociedad en general y mostrando al mundo el rostro de la Amazonía en su totalidad.



  • La ecología integral

Parece que el núcleo de la crisis no es simplemente que algo vaya mal con los indígenas y la protección del medio ambiente, sino que algo no funciona en el modo de relacionarnos con las personas y las cosas. Hemos incorporado, como estilo de vida la tendencia a convertir todo en objetos. Los usas, los exprimes y los tiras. Una especie de quiebra antropológica global, con múltiples manifestaciones. La ecología integral es la propuesta de Francisco para superarla. Reconocer al Creador nos devuelve la medida de lo creado (también nosotros mismos) y, en consecuencia, el modo originario de relacionarnos con Dios, con el prójimo y con la tierra (Laudato Si 66).



La propuesta podría desvelar a los no creyentes un diseño divino y, a los creyentes, una compresión más profunda de las consecuencias del pecado y la vocación social de todo cristiano inscrita en el Evangelio, en el sentido de implicarse en los desafíos del mundo más allá de las obligaciones estrictamente religiosas. “Incluso en este sector –la defensa del medio ambiente-, hoy tan actual, es muy importante la intervención de los creyentes”, decía Juan Pablo II hace veinte años en  Ecclesia in America. “La ecología integral representa una nueva síntesis de la doctrina social católica” (Por qué la Amazonia merita un Sínodo, artículo de Michael Czerny S.J. – Mons. David Martínez de Aguirre Guinea O.P.).


6. Colocar la Amazonia bajo el foco mundial



Supone concentrar la atención sobre lo que ocurre en tantos otros lugares del mundo: secularismo, migrantes y refugiados, tráfico de personas, desarraigo cultural y familiar, violencia, capitalismo desbocado, deterioro del medioambiente…, que no es ni más ni menos que la crisis global descrita por el Papa en la Laudato Si.

Ya en 1980, Juan Pablo II advertía en Manaus, refiriéndose al reconocimiento del derecho de los indígenas de la Amazonia a habitar en su tierra sin el temor a ser desalojados: “Deseo grandemente que a esta cuestión compleja y espinosa se de una respuesta ponderada, oportuna, inteligente, para beneficio de todos”. Cuarenta años después, el Instrumentum Laboris afirma que “hoy día, la Iglesia (…) tiene la oportunidad histórica de diferenciarse netamente de las nuevas potencias colonizadoras (…)”. La Amazonia se ha convertido en un símbolo y en una oportunidad. El Papa Francisco ha mostrado valentía, sabiendo las dificultades que iba a encontrar, pero ha deseado ahora afrontar una cuestión presente en sus predecesores.


Consulte la lista de los padres sinodales.

Deja un comentario