Las propuestas concretas de los 13 grupos de trabajo del sínodo en la primera semana

 

Por Rodrigo Ayude, Roma ||


Los 13 grupos de trabajo en los que se dividieron los padres sinodales, conocidos como Círculos menores, presentaron el pasado viernes las conclusiones de su estudio ante la asamblea del sínodo. Durante dos días y medio, los obispos, agrupados por grupos lingüísticos, se dedicaron al análisis de la primera parte del documento de trabajo (Instrumentum Laboris). La tarea de los prelados consistía en dar su opinión y sugerencias sobre los 29 argumentos del texto que exponen los desafíos y retos a los que se enfrentan las familias de hoy.

La necesidad de un nuevo lenguaje de la Iglesia para dialogar con la cultura postmoderna se encuentra entre las sugerencias más repetidas por los padres sinodales. La mayoría de los grupos piden también afrontar en positivo la temática familiar, evitando el discurso catastrofista, pues son todavía muchas las familias cristianas  que viven heroicamente su fe en una cultura cada vez más alejada de los valores cristianos. Por otra parte, muchos de los grupos de trabajo hicieron referencias a los desafíos de la inmigración y de otras formas de exclusión social y pobreza.

A continuación repasamos las aportaciones de cada grupo, divididos según el idioma del mismo. Conviene recordar además que muchos obispos fueron repartidos en los diferentes grupos según la posibilidad de expresarse en una lengua conocida, más allá de su procedencia geográfica.

 

Grupos de lengua española

Los grupos de lengua hispana se preguntaron los motivos por los que la Iglesia no ha sabido ayudar eficazmente a muchas de las familias que atraviesan momentos de dificultad en sus relaciones. Los obispos, haciendo autocrítica, se interrogaron por el plan de formación hacia el matrimonio, haciendo resonar las recientes palabras del papa Francisco: «Yo pienso muchas veces que para ser sacerdote hay una preparación de ocho años, y luego como no es definitivo la Iglesia puede quitarte el estado clerical, para casarse para toda la vida se hacen cuatro cursos cuatro veces, hay algo que no va». Una posible solución, proponen estos obispos, es crear una red de familias que, como «agentes pastorales» tengan las herramientas para formar a otras familias.

Los dos grupos de trabajo hicieron también referencia a un nuevo orden internacional, donde la legislación obstaculiza la libertad de decisión de las familias. Los padres latinoamericanos  condenaron específicamente la imposición de la ideología de género, que muchas veces entra en los planes de estudio de los países.



 

Grupos de lengua italiana

Alrededor de la lengua italiana se constituyeron tres grupos de trabajo en los que participaron unos 60 padres sinodales. Su aportación al documento toca muchas materias distintas. Cabe destacar la propuesta de una nueva pastoral para los inmigrantes, que se desarrolle en común entre la iglesias de partida y de llegada de las personas, para poder ayudarles de un modo más eficaz. Los obispos de estos grupos destacan la necesidad de una Iglesia en salida, que cambie su lenguaje y que se proponga llegar a las dificultades de la gente para iluminarlas en sus problemas concretos.

Por otra parte, los padres han propuesto añadir la prostitución, la violencia sexista, la selección genética o la explotación infantil a la lista de «nuevas formas de pobreza».




 

Grupo de lengua alemana

Existe un único grupo de estudio que utiliza el alemán como lengua vehicular en el análisis del documento. Las familias son las piedras que construyen la Iglesia y, por tanto, un esmerado cuidado pastoral repercute en todo el edificio. Es la opinión de estos obispos que piden, además, examinar la familia desde el Evangelio sin fijarse sólo en los obstáculos de la cultura actual.


 

Grupos de lengua francesa

Los padres de lengua francesa propusieron a la asamblea del sínodo una doble amplitud de horizontes: ir más allá de los problemas propios de Occidente y analizar los desafíos de la familia con los ojos de la fe, teniendo en cuenta las particularidades culturales de cada lugar de origen. Como nota característica, uno de los grupos profundizó  en el papel de la mujer en la Iglesia y en la sociedad.




 

Grupos de lengua inglesa

Por último repasamos algunas propuestas de los grupos que han trabajo en inglés. Representan alrededor del 30% de los padres sinodales. Las cuatro relaciones presentan un tono muy positivo y esperanzador. Proponen que en la redacción final del documento que salga del sínodo aparezcan primero las fortalezas, la belleza y la trascendencia de la vocación matrimonial. En su opinión es importante una aproximación positiva para hablar después de los desafíos. Los obispos de lengua inglesa proponen hablar de la castidad en positivo en un mundo hipersexualizado.

En su opinión la Iglesia debe descubrir los puntos de la cultura postmoderna que podrían hacer lucir de nuevo el Evangelio. Al mismo tiempo debe centrarse en los problemas «reales» de las familias: el desempleo, el coste de la vivienda, la falta de tiempo para la vida familiar, los altos gastos que supone cada hijo, etc.