Patriarca Younan: Los cristianos de Siria e Irak viven un particular “infierno”

 

Por Rodrigo Ayude, Roma ||



El patriarca de Antioquía de los Sirios y jefe de la Iglesia sirocatólica, Ignacio José III Younan, compartió la difícil realidad de la Iglesia en Oriente Medio con los obispos reunidos en el sínodo de la familia, poniendo sobre la mesa de trabajo los sufrimientos de tantas familias cristianas que también esperan de la asamblea un mensaje de esperanza y acogida.

Las familias viven en un “infierno”

“En Oriente Medio, a diferencia de África, la Iglesia disminuye por motivos para todos evidentes”, señaló Mons. Younan en referencia a la situación de violencia y crisis humanitaria que vive su país. “Estamos alarmados por la situación de las comunidades cristianas. Nuestras familias son masacradas, divididas y hacen todo lo posible por salir del infierno de Irak y Siria”, explicó.

Abandono de los cristianos sirios

Los pastores de la Iglesia sirocatólica sienten impotencia ante la persecución, el odio y el desarramamiento de sangre de otros hermanos en la fe. “Como pastores estamos para inspirarles, pero nos sentimos impotentes”, señaló el obispo. “Hacemos lo que podemos para hacer sentir en Occidente la voz de los perseguidos. Sentimos que hemos sido olvidados o traicionados por los países occidentales, que no ayudan a las personas que nos han dado la fe y la cultura”, comentó Younan.

Destinados a emigrar forzadamente

Tampoco es esperanzadora la perspectiva de futuro de las familias católicas en Siria y en Irak y, por tanto, tampoco lo es la de la Iglesia Católica. El patriarca afirmó que los pastores “no consiguen convencer a los jóvenes para que se queden en la tierra donde ha nacido el Evangelio”. “Esta migración forzada es una situación terrible”, explicaba el patriarca. “Hablo de cristianos que quieren huir del infierno, no porque no se sientan seguros, sino porque son perseguidos. En muchas ocasiones son elegidos como rehenes de grupos terroristas”, concretaba.